Juguetes sexuales para hombres ¿por qué es un tabú?

Juguetes sexuales para hombres ¿por qué es un tabú?

Hoy en día parece que está mal visto que un hombre se divierta con un juguete sexual. Aun cuando son buenos para una mayor satisfacción sexual y refuerza una conducta positiva en lo que a salud sexual se refiere.

Las mujeres, sin embargo, que utilizan los juguetes sexuales se suelen considerar desviadas o solitarias sexuales. Pero hoy en día el uso de estos productos, por parte de las mujeres, es socialmente más aceptable que para los hombres.

Incluso entre mujeres que poseen armarios llenos de juguetes sexuales, comentan que estarían horrorizadas si descubrieran que su pareja estuviera utilizando un juguete sexual para su propio uso. Una mujer podría decir tranquilamente que utiliza un vibrador a sus amigos, mientras que un hombre que menciona que utiliza un juguete erótico, a sus compañeros, es más probable que se ridiculice en vez de que le pidan una recomendación del producto.

Tal vez esto se debe a que la imagen de los juguetes sexuales masculinos es la típica muñeca inflable, mientras que la realidad es que los juguetes sexuales masculinos son cada vez más innovadoras y variadas que los juguetes para mujeres.

A pesar de este estigma, las ventas de juguetes sexuales masculinos han aumentado en un 1.000% en los últimos 10 años. El juguete sexual más vendido es la Fleshlight, que es una vagina con aspecto real en un contenedor, diseñado para parecer una antorcha, que ahora cuenta con toda una gama de accesorios, de formas y hasta de moldes de alguna actriz porno. Los fleshlight van desde lo más básico como, por ejemplo, el Fleshlight Quickshot Vantahe masturbador o el Fleshlight Pink Lady Original Value Pack con una inserción de textura lisa y una recreación realista de la vagina de una mujer joven.

Encuestas que hablan

En 2014, la revista FHM llevó a cabo un debate, en línea, sobre juguetes sexuales masculinos. Unos Juguetes-sexuales-PARA-HOMBRES-POR-QUE-ES-UN-TEMA-TABU5.000 hombres dieron sus opiniones sobre la compra de juguetes sexuales masculinos y el resultado fue que:

El 51% de los hombres poseen un juguete sexual, siendo el juguete más popular el Fleshlight o el masajeador de próstata con un 30% en ventas, seguido de las bombas para el pene y los anillos de resistencia.

El 78 % de los hombres dijo que considerarían comprar un juguete sexual para uso individual. El 22% dijo que de "ninguna manera".

El 70 por ciento sugirió que comprarían un juguete sexual masculino sin ningún tipo de vergüenza.

El 69% de los hombres homosexuales encuestados dijeron que estaría encantado de dejar que su pareja utilizara un juguete sexual masculino.

El 60% de los hombres que respondieron dijeron que habían utilizado un juguete sexual femenino con su pareja y que habían disfrutado de la experiencia.

Sólo el 4 por ciento dijo que era extraño.

Entonces, ¿por qué tantos hombres ven el uso de los juguetes sexuales, por parte de las mujeres como potenciadores, pero ridiculizan los hombres que tienen la misma elección?

Quizás, las mujeres deberían de animar a sus hombres a utilizar juguetes sexuales ya que estos los ayudan a ser mejores amantes y es que según la Unidad de Formación de Fleshlight Stamina asegura que un juguete sexual masculino puede ayudar a los hombres a aumentar su poder de permanencia.

El juguete sexual masculino es bueno para la salud

El médico Michael Werner, urólogo y especialista en disfunción sexual, recomienda los juguetes Juguetes-sexuales-PARA-HOMBRES-POR-QUE-ES-UN-TEMA-TABUsexuales ya que es una parte vital del tratamiento de la disfunción eréctil (ED), incluyendo las bombas de pene y vibradores para su uso en el pene.

Hemos tenido clientes que desean ayuda con ED especialmente después de la cirugía de próstata (que es muy común). A menudo, estos clientes compran un vibrador para sus mujeres; esto quiere decir que todavía pueden compartir intimidad aunque el sexo coital no sea posible.

Además de mejorar la vida sexual en pareja, nuestros clientes también utilizan juguetes sexuales para hacer “algo diferente en su vida sexual”.

Los clientes femeninos suelen comprar un juguete para sí mismas y muchas veces vuelven para comprarles algo a sus maridos o son ellos mismos los que se animan a comprarse un juguete sexual que puedan utilizar por sí solos.

Para un hombre que quiera algo que se aproxime al sexo, un Fleshlight es una gran opción.

Para una sensación diferente, cuando quieren experimentar, deberían de probar un vibrador anal para la estimulación prostática.

Unos estudios llevados a cabo en la Universidad de Indiana en EEUU en 2009 confirmaron que el 45% de los hombres de entre 18 y 65 años, que utilizan juguetes sexuales puntúan altamente en los niveles de satisfacción de la disfunción eréctil, la satisfacción sexual, la función orgásmica y el deseo sexual.

Los beneficios del orgasmo son enormes tanto para el bienestar físico como mental, y la reciente investigación de Harvard Medical School ha encontrado que los orgasmos regulares pueden reducir el riesgo de desarrollar un cáncer de próstata en un 22%, por lo que cualquier cosa que añada o permita un orgasmo sólo puede ser cosa buena.