Los juegos sexuales de los adolescentes

Los juegos sexuales de los adolescentes

En nuestros tiempos se llevaban otra clase de juegos mucho más inocentes, como por ejemplo el juego de la botella. Nos sentábamos en corro y poníamos una botella en medio, la cual había que girar y a quien señalara tenía que besar a un elegid@. Un beso casto y vergonzosoLos juegos sexuales de los adolescentes propio de niños de 14 años. Hoy en día el juego ha evolucionado de tal forma que más de uno se echaría las manos a la cabeza. Ahora se lleva el juego del “muelle” donde los chicos se sientan en fila sin calzoncillos y ellas sin bragas y se cronometran para hacer coitos de 30 segundos, por turnos. El ganador es el chico que tarda más en eyacular. Un juego perfecto para proliferar el contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS) y de embarazos no deseados ya que casi siempre se hace sin protección. Además de las posibles secuelas sociales y psicológicas ya que según la sexóloga Ana Lombardía «Quieren crecer muy rápido y no tienen percepción del riesgo».

Se dice, se comenta que se estuvo difundiendo, por internet, un vídeo de tres chicas y cinco chicos, de Fuenlabrada, bebiendo y practicando el “muelle”. Lo cierto es que esta moda se originó en Sudamérica y por el momento parece que en España no ha tenido mucho éxito, aunque tampoco es un juego propio para divulgarlo.

Existen otros juegos sexuales que son recreadas en pandillas como es el “mamading” original en discotecas de Mallorca y donde se hacen felaciones colectivas a cambio de una consumisión gratis. O chicos de veinte años que visitan puticlubs como parte de una noche de marcha. Pero el juego más peligroso es el que protagonizaron un grupo conocido como “La Manada” donde se divertían violando. Una de ellas fue en los Sanfermines del año 2016 y otra de las víctimas fue en Pozoblanco (Córdoba) donde utilizaron una droga llamada burundanga, la cual anula la voluntad y borra la memoria, por lo que no se sabe si pudo haber más chicas.

Los juegos sexuales de los adolescentes

Otros juegos menos peligroso son el de “LaBotella” y sus distintas variantes porque en vez de dar un simple beso hay un magreo o “lo que se tercie”. También está el juego de las “tinieblas” donde hay besos, magreo y hasta sexo y todo dentro de un armario sin luz.

El riesgo de la promiscuidad

Lo que sí estamos seguros es que, hoy en día, la juventud son mucho más precoces y promiscuos ya que a los ambulatorios y hospitales llegan más cantidad de jóvenes con enfermedades venéreas tales como la clamidia, herpes genital, papiloma o gonorrea. Las ETS son muy complicadas de curar y pueden producir graves secuelas como es la infertilidad, dolores y hasta cáncer. Y ni qué decir de enfermedades mortales como el SIDA o la sífilis que igualmente se contagian a través de sexo sin protección.

Juegos como el del "muelle" puede producir a las chicas desgarros y esto conlleva a dolor en la penetración o vaginismo y a los chicos eyaculación precoz o problemas de erección por la ansiedad provocada al intentar no correrse.

También vamos a tener en cuenta el aspecto dLos juegos sexuales de los adolescentese la autoestima ya que puede afectar de forma negativa por mantener relaciones sexuales con alguien que no te agrada físicamente y también por el hecho de dejarse ser utilizada.

Hoy en día hay una gran presión por ser activos sexualmente de forma temprana. Este empuje viene dirigido por la sociedad, las pandillas, las amistades porque parece que mientras más experiencias sexuales tengan más populares son. Aunque seguimos con el machismo de antaño donde ellos siguen siendo unos “machotes” y ellas unas putas.

El problema se agrava con la moda de grabarlo todo ya que esas imágenes suelen ser difundidas con la consiguiente humillación de sus protagonistas. Sobre todo, y como comentábamos en el texto anterior, ellas siempre tienen las de perder.

La importancia de decir “no”

Los expertos se reiteran en la importancia de saber decir que “no” y en la importancia de utilizar preservativos sin miedo a sentirse rechazados socialmente. Es muy importante negarse a hacer algo que no nos gusta o que no nos apetece hacer y más si es sin condón.

La “Supernanny” Rocío Ramos-poul dijo que «los chavales no deben tener sexo con 13 o 14 años intentando imitar el porno que ven en internet. No es una cuestión de valores ni de enfoque educativo, sino de sentido común». Da lo mismo que los padres sean muy conservadores o muy liberales ya que a esa edad no hay madurez suficiente como para mantener sexo ya que escasean de autocontrol y no valoran el resultado de sus acciones.

Pero el problema no solo radica en el sexo, si no que a esa edad también están experimentando con drogas y alcohol y esto es un cóctel de descontrol y presión de grupo.

Los psicólogos advierten que lo más impLos juegos sexuales de los adolescentesortante es la comunicación desde que son muy pequeñitos. No se trata de soltar la charla sobre el sexo y después confiar en que hagan caso. Hay que ir poco a poco conversando con ellos y sobre todo hay que saber escuchar. Hay padres que piensan que hablar de sexo a sus hijos es animarlos a que lo practiquen y no es así. Lo que si hay que hacer es que entiendan que las relaciones sexuales son entre dos personas que se quieren. El problema radica en que la gran mayoría de las familias no hablan del tema y por consiguiente los chavales sólo reciben información a través de internet o de sus amigos.

Recuerda que los adolescentes se lo dices 20 veces y probablemente te hagan caso al número 21.